AÑO NUEVO, VIDA NUEVA

Tras las vacaciones estivales y las fiestas navideñas, las estadísticas revelan un aumento considerable del número de divorcios y separaciones.
Es harto frecuente que los abogados especializados en derecho de familia, atendamos en nuestro despacho profesional consultas sobre un posible divorcio o separación matrimonial y es que, en las fiestas navideñas, las tensiones matrimoniales afloran con mayor intensidad, se trata de periodos de mucha intensidad familiar, en los que a veces ese conflicto anterior se ve agravado y aboca de forma irremediable en ruptura.
Si te encuentras en esta situación te recomendamos que dediques un par de minutos a leer este post, que quizá pueda servirte de ayuda.

SI HAY HIJOS MENORES DE EDAD
Cuando se rompe una pareja o un matrimonio, si hay hijos menores está claro que esa es nuestra prioridad, por ello resulta transcendental poder llegar a acuerdos respecto al régimen de custodia de los mismos, resultando extraordinariamente beneficioso hacerlo de mutuo acuerdo, esto es, los progenitores nos ponemos de acuerdo y consensuamos una serie de medidas que se ajustan a las necesidades de nuestra familia y las plasmamos en un convenio regulador, que previo visto bueno del fiscal, serán ratificadas por el órgano judicial.
Ello conlleva innumerables beneficios, en especial para nuestros hijos, un buen entendimiento y dialogo ayuda a gestionar los problemas y vicisitudes del día a día.
Por el contrario en aquellas ocasiones en que las posiciones se encuentran enfrentadas es el juez quien acuerda las medidas que van a regir en lo sucesivo nuestra vida y la de nuestros hijos, tras un procedimiento contencioso donde suelen aflorar sentimientos negativos que por desgracia, lo habitual es que se queden ahí arraigados, complicando el normal desarrollo de
la vida.
En ambos casos tanto si es un procedimiento de mutuo acuerdo como contencioso es necesario la intervención de letrado y procurador, siendo de mutuo acuerdo, puede actuar un único abogado y procurador, lo que barata notablemente los gastos
del proceso.

SI NO HAY HIJOS MENORES
En el caso de divorcio existe la posibilidad de realizar el trámite en Notaria siempre que se trate de matrimonios sin hijos menores de edad, y ambos se encuentren de acuerdo, el divorcio tramitado en notaria es casi inmediato, esta fórmula es la menos traumática y económica.
Cada divorcio, como cada relación matrimonial es único e irrepetible, de ahí que cada uno tenga sus propios motivos personales y situación económica, en ocasiones las posturas son muy distantes pero no tienen porque devenir en irreconciliables a veces un poco de empatía y generosidad por ambas partes hacen que se ese divorcio que inevitablemente iba a ser contencioso derive en un divorcio de mutuo acuerdo, con ventajas importantes para ambas partes y sobre todos para nuestros hijos.

Si te encuentras en esta situación, ven a vernos, estamos especializados desde hace años en este tipo de procesos, estudiaremos tu situación y pondremos todo nuestro esfuerzo y experiencia en asesorarte, para que tu ruptura se resuelva de la mejor manera posible.

Contacta con nosotros.